En México tenemos Día de la Familia

Escrito por Web Master el . Publicado en Familia

El recientemente institucionalizado Día de la Familia en México, se celebra a partir de éste año (2005) el primer domingo de Marzo. Ahora que me pongo a reflexionar sobre el mismo, me parece increíble que no lo hayamos hecho antes.

Mas que en ningún otro lado, y de boca de extranjeros que vienen de visita aquí, la gente en mi país celebra a la familia como ningún otro. Nosotros los mexicanos somos claramente diferentes a otras culturas, no mejores ni peores, sencillamente diferentes. En ésta particularidad podríamos destacar defectos y virtudes que nos caracterizan : que si somos fiesteros, emotivos, impuntuales, gritones, alegres, flojos, y por lo que respecta a la generalidad, tal vez tengan razón, pero en lo que muchos extranjeros no se equivocan cuando nos conocen, es que somos FAMILIARES.

Todos los miembros de la familia son figuras importantes, dignos de admiración, respeto y especial cariño por los otros miembros. Empezando por la mamá; ¡oh si! La Madre. Yo creo que pocas personas en el mundo se ofenden tanto como cuando a un mexicano le ofenden a su mamá, y aunque esto pueda sonar a chiste, o a veces hasta a grosería, es verdad que la persona materna en nuestra cultura es la médula de nuestra sociedad. ¿No es la abuela la que siempre anda buscando un pretexto para juntar a los hijos y a los nietos? ¿no es ella quien, a pesar de sus años y su cansancio, se desgasta preparando un atolito y unos tamales, o unos panuchos o pastel para reunirnos a todos?

¿No es la madre la que hace nos enseña a vestirnos de manera especial el domingo, comúnmente calificado como “familiar”? ¿no es ella definitivamente la que nos da identidad, la que nos hace sentir que somos importantes para alguien? Ella es la que nos enseña con el ejemplo a preguntar por los hermanos, por los primos, a estar pendientes de la tía enferma, del abuelo que se jubiló, de aquel pariente lejano que hace mucho que no se comunica, de la sobrina que tiene problemas con el novio. Y aunque a veces esto ha sido interpretado como intromisión, es imposible no reconocer, que son ellas, las mamás quienes se encargan de enseñarnos así el sentido de familia, de las personas que son importantes para nosotros, que nos inculcan el sentido de pertenencia a un grupo con un mismo nombre (apellido), las que en gran medida forman nuestra personalidad.

La figura PATERNA por otro lado, aunque en cambiante evolución en nuestro país, no ha dejado de ser la persona con la responsabilidad de sostener a la familia; pero recientemente y para fortuna de todos ya no es solo es el líder. En nuestras familias, se está convirtiendo en un padre más cariñoso, mas cercano y expresivo y comparte mas con mamá la formación de los hijos, las responsabilidades del hogar.

Los abuelos, como en otros pocos países del mundo, todavía son parte importante de nuestras familias; muchos de ellos viven en su casa y sigue siendo costumbre en algunas regiones ir a visitarlos por las tardes o los domingos. En muchos hogares, aún viven en el núcleo familiar; algunos hijos no pueden imaginarse una familia completa sin ellos. Su opinión es importante, se involucran en las actividades de la casa, se pasean y se divierten con ellos, se les cuida y se les respeta.

Me cuesta trabajo pensar que la solidez que aún tiene la familia en México, no es un factor que mantiene a nuestra sociedad fuerte, de pie y caminando con buen rumbo a pesar de las dificultades económicas y morales por las que pasa un país como el nuestro.

Me es imposible descartar la unión Familiar y los fuertes vínculos que se forman en ella, como un gran factor que mantiene aún debajo del promedio mundial, los números de suicidios en adolescentes y jóvenes (datos comparados con otros países desarrollados y en vías de desarrollo).

A pesar de que Nuestras Familias están mas amenazadas que nunca, por influencias globalizadas y tendencias modernistas, aún me puedo sentir orgullosa y agradecida de haber nacido en el seno de una familia mexicana. Cabe aclarar que mi familia está lejos de ser perfecta, pero es justo eso lo que me ha definido como persona, como mujer, como amiga y como pareja.

Cuántos deseos tengo de celebrar con ellos que existimos, que aunque vivamos todos en ciudades distintas, ellos van conmigo porque son parte de mi historia, porque yo soy parte de ellos; mi familia aunque está lejos, me hace sentir segura de que a alguien pertenezco, que estoy vinculada para siempre con ellos, me da identidad, y en los peores momentos de crisis pensar en ellos me recuerda quien soy, me ayuda a reconocer mis defectos y saber que puedo superarlos, me ayuda a recordar que soy amada a pesar de ellos, que habrá siempre alguien que pide por mi antes de dormir, que me menciona con orgullo en sus pláticas, que me recuerda como algo suyo : SU hermana, SU hija, SU nieta, SU sobrina.

Esta seguridad que ni las amistades han podido concederme, me impulsa y me motiva a prepararme para formar mi propia familia; ellos me dan la seguridad de que si bien no será la familia perfecta, llevo una gran escuela para construir un nuevo hogar, lleno de amor, donde tengo de nuevo la oportunidad de amar, y amar más, de crear un nuevo recinto para el AMOR, la confianza, el apoyo, la tolerancia y la comprensión, en donde se acepte con amor a los demás solo por SER y EXISTIR, donde no solo podré formar personas, sino donde yo misma seguiré creciendo como mujer.

Quiero que mi país sea mas moderno, se convierta en un país desarrollado, que crezca económicamente, que avance, ¡seguro que si!, pero no quiero que mi país descuide a lo que creo yo que es su mas grande RECURSO : la familia!

En éstos momentos nuestro país no está en guerra, como en las que las gargantas de nuestros antepasados cantaban : “mas si osare un extraño enemigo, profanar con su planta tu suelo, piensa oh Patria querida que el cielo un soldado en cada hijo te dio”, pero si hay muchos enemigos de nuestra Patria, de su mas grande tesoro : la familia. Quisiera que éste fuera un grito de guerra, de lucha en contra de esos silenciosos enemigos de la familia : la falta de respeto a la vida, desde sus comienzos hasta su ocaso, las nuevas y amenazantes variantes de “familia” que la quebrantan desde su fundamento natural : desde la pareja (de hombre y mujer); la falta de respeto a la dignidad de la mujer y sus derechos, que son suyos solo por el hecho de ser persona; ¡y qué decir de la creciente valía que se le da al “HACER” por sobre el “SER”, en donde nuestros abuelitos y nuestros enfermos, son reducidos en valor y dignidad porque no son capaces de hacer y entender todo lo que la nueva tecnología nos está trayendo a las casas y que por eso, no se les permite emitir una opinión que valga la pena oír; ésta prioridad de HACER sobre el SER, nos está reduciendo a valorarnos según las metas que logramos, y nos exige dedicar mas tiempo a cuestiones urgentes (trabajo, casas, carros, cuentas de banco, ropa, etc) y descuidar las importantes (comprensión, tiempo de calidad y diálogo con los hijos, momentos de compartir nuestro día, de jugar todos juntos, de comer todos juntos).

Estos se están convirtiendo en nuestros verdaderos enemigos hoy en día, y que han “osado” entrar a nuestro suelo, y hacen daño, lastiman mas profundo que un fusil. Y tristemente lo podemos comprobar en la cantidad de adolescentes acercándose a los vicios, infidelidad de los padres, depresiones en todos los miembros de la familia, la cantidad de familias completas que van a los servicios religiosos los domingos, el número creciente de divorcios.

Invertir en la familia, es invertir en la Sociedad; inculcar valores en la familia no va en contra del desarrollo ni es antiprogresista como muchas ideas modernas quieren hacerlo ver. Todo lo contrario, formar personas con valores, seguras de si mismas, capaces de amar, ser mas tolerantes y responsables, mas comprensivas, hará de nuestro país una fuente de grandes recursos humanos, con menos vicios, menos depresiones, menos violencia, y ésto obviamente podrá traducirse en mas crecimiento social, moral e incluso económico.

Ojalá sigan despertando mas líderes intelectuales y económicos, que nos inspiren a permanecer unidos para defender nuestra identidad como mexicanos sin negar nuestras grandes fortalezas, nuestros valores, para seguir siendo fieles a nuestras Familias, fuente inequívoca de verdadera Felicidad y realización personal.

(Por: Susana De la Torre, Colaboradora de Mujer Nueva, 2005-03-11)

Misión Familia - Twitter