Debate histórico sobre la Familia

Escrito por Web Master el . Publicado en Familia

En pocos momentos de la historia se ha redescubierto la importancia de la familia con la intensidad que ahora se está llevando a cabo. La preconización o la aplicación de erróneas políticas en torno a la familia han conducido a un túnel del que ahora se quiere salir: en unos casos, por razones económicas; en otros casos, por motivos éticos; en todos los casos, porque de la familia dependen en la práctica la salud y el desarrollo personal de todo ser humano y de la sociedad entera.

Este debate tan decisivo se ha abierto en muchos frentes, pero curiosamente con escaso eco en la opinión pública. Es un fenómeno digno de estudio. Tal vez se deba a que hay un conformismo generalizado en plantear mayores ayudas económicas a la familia, sin más debate, o tal vez se deba a que hay grupos interesados en que se debata "sin debate" social auténtico, por el temor a que se evidencie una fractura entre la sociedad y las iniciativas parlamentarias. En definitiva, tal vez se intentan "colar", sin hacer ruido, reformas de calado, que muy probablemente no obtendrían el respaldo social, como es la pretensión de equiparar las uniones homosexuales al matrimonio.

El Parlamento europeo -cuyo trabajo sigo con interés, en bastantes campos- ha recomendado a los Estados que modifiquen la legislación con el fin de equiparar las uniones homosexuales al matrimonio, incluyendo el derecho a la adopción. Pienso que ha incurrido en un error, tal vez por parecer una avanzadilla de las corrientes "progres" que circulan por el mundo, y aprovechando que también está alentando a fomentar la natalidad, paliar la violencia doméstica, etc. ¿Y por qué no reconocer el derecho a adoptar a una sola persona, y mejor todavía si es bisexual para que tenga más referencias en la tarea educadora del adoptado?
Con motivo del debate de la Ley de Protección de las Familias Numerosas, en nuestro país parece abanderar esa bandera pseudomoderna el PSOE. En el trámite parlamentario, es cierto que los socialistas ya han dejado de concebir la familia como una institución puramente asistencial, pero su insistencia en equiparar ciertas formas de convivencia con la familia le restan credibilidad.

La política familiar de los socialistas está desorientada, al vaivén de vientos que no recogen los valores históricos y el peso de la ciencia. Confiemos en que la sociedad hable y que impere la responsabilidad histórica. Que la familia sea lo que es, sin complejos, afrontando en cada momento histórico los retos que se le presentan, como son los pasos tan positivos que se están dando en la conciliación de la vida laboral y familiar, o en la lucha por erradicar la violencia doméstica.

(Por: Javier Arnal)

Misión Familia - Twitter