Entrevista a una madre de familia numerosa de España

Escrito por Web Master el . Publicado en Familia

10 hijos, 5 chicas y 5 chicos, entre 18 y 2 años de edad. Sus nombres: Isabel, María, Almudena, Alberto, Claudio, Josemaría, Carmen, Pilar, Alvaro y Javier (la bendición de la familia, con síndrome de Down). Como pueden imaginar con esta familia tan grande, Isabel Maldonado tiene los días bastante apretados, pero ¡no los cambiaría por nada del mundo!

-¿Con qué edad tuviste tu primer y tu último hijo?
-El primero con 30 años, me casé a los 29, y el último con 48 años. Me casé muy tarde. No me ha dado tiempo a tener más.

-¿Siempre quisiste ser madre de familia numerosa?
-NO. Si me dicen que voy a tener 10 hijos, no me caso. Luego van viniendo de uno en uno (desgraciadamente no tengo gemelos que me encantan) y vas viendo que puedes querer y atender a todos.

-¿Cuántas personas os juntáis en tu casa un día normal?
Nuestros 10 hijos, mi marido y yo, mi madre que vive con nosotros desde que tuvo una trombosis y está imposibilitada, y la chicas que nos ayudan, una en la casa y otra a mi madre. En total 15 personas. Pero la casa está normalmente llena de gente, amigos de los niños, vecinos, mis hermanos y sobrinos... Una familia numerosa suele ser un centro de atracción para los allegados porque con el bullicio que hay no se nota mucho la presencia de más personas, y sobre todo no molestan.

-¿Has tenido o estás teniendo ayudas por ser madre de familia numerosa?
-Aunque la gente piensa que debemos recibir un ¡montón de ayudas! como me han dicho muchas veces, lo cierto es que no tenemos ninguna ayuda directa. Únicamente en la declaración de la renta hay una desgravación por hijo, pero no por familia numerosa. Ni siquiera nos concedieron una ayuda específica que existe por familia numerosa para el pago de la escuela infantil de la Comunidad de Madrid, donde va nuestro hijo pequeño. Actualmente sólo existe como asignación directa por hijo menor de 18 años, la prestación por hijo a cargo que concede la Seguridad Social, y que supone una cuantía de 24,25 euros al mes, pero que tiene como requisito que los ingresos totales de la unidad familiar no superen los 14.200 euros anuales. Esto implica que esta ayuda la perciban muy escasas familias numerosas.

-Trabajo y familia numerosa: ¿a qué has renunciado?
-Las madres de familia numerosa tenemos difícil el compatibilizar el trabajo de fuera y dentro del hogar. O tienes que renunciar a tu trabajo profesional por atender a los hijos o, por el contrario, tienes que trabajar ,además, fuera del hogar por tener que aumentar los ingresos familiares. Yo he podido compatibilizar ambas cosas. Soy funcionaria de la Administración y es más fácil compaginar el horario de trabajo con el de los hijos, sobre todo cuando ya van al colegio. Les llevo por la mañana en la furgoneta familiar , antes de ir a la oficina, y cuando salgo por la tarde, les recojo del colegio. Mi marido lleva al pequeño a la guardería porque tiene otro horario. En una familia numerosa las tareas y responsabilidades están compartidas entre ambos padres y entre los hijos, de acuerdo con su edad. Si no, es imposible llevarla bien.

-¿Qué te dice la gente cuando se entera de todos los hijos que tienes?
-La gente piensa que soy una extraterrestre. Al principio se asustan mucho y piensan que estoy loca, que no tenemos televisión (que no la tenemos), que en estos tiempos no se pueden tener tantos hijos porque cuestan mucho dinero, que a tantos no se les puede dar la atención y cuidados que requieren. Pero luego acaban dándome la enhorabuena. Una anécdota reciente es que en la pasada campaña electoral, cuando me acerqué a un político para decirle que apoyara a las familias numerosas, al enterarse de que tenía 10 hijos, me dijo: "Tú serás una mujer muy feliz".

-¿Cómo es un día de tu vida?
-Como el de cualquier madre española, aunque un poco más complicado. Me levanto. Hago la comida por la mañana (los niños se llevan el termo al colegio por razones económicas). Los llevo al colegio. Voy a la oficina. Vuelvo a casa siempre que puedo para comer con mi marido y ver a mi madre. Dos días en semana recojo al pequeño de la guardería y lo llevo a rehabilitación. Recojo a los niños del colegio. Hago la compra casi todos los días ¡siempre falta algo! (¡cómo comen!). Ayudo a los pequeños en la tareas. Azuzo a los mayores para que estudien. Me peleo con los adolescentes. Preparo la cena. Rezo con los niños y con la abuela. Y ya, cuando se han acostado todos, mi marido y yo podemos hablar.

-¿Cómo vives el día de la madre?
-La felicidad no la dan las cosas, sino las personas. Si tienes una casa maravillosa pero vives solo, no la disfrutas. Si haces un crucero maravilloso por el Caribe, pero vas solo, es un aburrimiento. La felicidad la da el tener un buen amigo con quien compartir tus cosas, el tener alguien que te quiere y al que tú quieras, el llegar a casa y que una personita se te eche a los brazos y te diga: Mamá, ¡que bien que has venido!

Cuando el día de la madre me dan todos los trabajos que han hecho en el colegio, también Javier en la guardería, envueltos en papel de colores y con las poesías más preciosas que saben para su madre, todos los años me echo a llorar.

 

Misión Familia - Twitter