Velar por nuestros hijos

Escrito por Alejandro Martinez el . Publicado en Blog MF

image1¿Cuántas veces nos hemos encontrado en una situación en donde alguno de nuestros hijos(a)s pequeños, quizá de 5 ó 6 años, se encuentra enfermo? Puede ser que como padres o madres de familia pudiéramos haber tenido una larga jornada de trabajo, presiones con los demás peques, labores que pareciera nunca terminan…

pero al encontrar a nuestro hijo pequeño enfermo, por más que estemos agotados, seguramente estaremos velando toda la noche para estar al pendiente de su salud. Estaremos observando y cuidando su salud, preguntándonos como una persona tan pequeña, tan indefensa, puede producirnos tantos sentimientos de preocupación y felicidad.

Quizá es por ellos que ante lo adverso que pueda parecer por momentos la vida, como papás y mamás nunca nos rendimos… Lo mismo sucede o debería de suceder con la educación y formación en valores que les damos por medio del ejemplo de nuestra vida, la cultura y el deporte. Al final, como lo decía un muy buen amigo, “lo único que importará en los días finales de nuestra vida, será lo que hayamos hecho por los demás…” Pienso que es importante comprender que el mundo que enfrentarán nuestros hijos en el mediano plazo, será como nunca antes complejo, competitivo y desleal. Y es por eso que la formación de la voluntad, el carácter, la disciplina y el honor, serán piezas fundamentales que deberemos, al igual que cuando los cuidamos porque están enfermos, velar para sean las bases de dirección que guíen su vida.

Y si… no es fácil, de hecho, educarlos en valores, además de lo académico, es un tema que solo se logra con dos palabras fenomenales: perseverancia y paciencia. Hechos concretos que son resultado del amor que, como padres de familia y principales líderes de nuestras familias, nunca deberíamos dejar de cultivar. No esperemos que sea demasiado tarde. No permitamos que como una enfermedad, cuando queramos actuar, no podamos hacer nada porque nos dimos cuenta que la edad fundamental de su educación y formación se nos paso sin pena ni gloria y ahora no podamos volver atrás en el tiempo para estar cerca de ellos.

Misión Familia - Twitter